Crónica - Marcha contra el Racismo y la Xenofobia

03.06.2021

Hoy, 21 de Marzo, como cada año, se ha celebrado el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, declarado por la Asamblea General de Naciones Unidas. Esta jornada recuerda la tragedia racista ocurrida en 1960 en la ciudad de Sharpeville, en Sudáfrica, donde la protesta pacífica contra el apartheid obtuvo una respuesta violenta que se saldó con decenas de muertos, y nos invita al compromiso colectivo para la erradicación de esta lacra social.

Todo aquel que tiene ojos en la cara y un corazón que late más allá de lo puramente mecánico sabe que, por desgracia, no han desaparecido los actos de discriminación y agresión, particularmente contra los inmigrantes que, además además de la precariedad del día a día, sufren el miedo a la expulsión. Y la situación de pandemia no está sino agravando estas situaciones.

Hoy el racismo adopta formas diversas en distintos países, pero todos ellos tienen en común los prejuicios, la discriminación y el rechazo a la cultura y valores distintos a los propios. Y frecuentemente se manifiesta en forma de negación de derechos, hostigamiento, violencia ...

La tolerancia y la educación intercultural, junto a la integración social y la garantía de los derechos humanos, son factores necesarios para avanzar en esa lucha permanente para la eliminación de la discriminación racial en favor de la convivencia.

Hoy, por lo tanto, no podíamos faltar a la cita con esta reivindicación. Y así, a las 11:30, además del grupo que nos hemos acercado desde OnDoaN Topagunea y otras organizaciones hermanas (Fisc Euskal Herria, Loiola Etxea), nos hemos reunido un número importante de personas en Trintxerpe, desde donde nos hemos acercado caminando hasta el Boulevard, en un recorrido de algo más de 4 kilómetros en el que se han ido incorporando más y más mujeres, hombres y niños de todos los colores, faltaría más.

Ha reinado la armonía, además del buen tiempo, y hemos llegado a meta con una sonrisa iluminada por la esperanza de que, con el esfuerzo de cada vez más gente, nos vamos a ir acercando, aunque sea poco a poco, a la otra meta, la importante, la de construir una mundo mejor donde todos nos sintamos miembros de una única raza, la raza humana.

Xabi Ariznabarreta