Crónica- Taller de Biodanza

21.07.2021

Biodanza... Danza de la vida... Nos invita a bailar sin calcular nuestros movimientos para así eliminar bloqueos, aportar fuerza interior y facilitar la expresión de lo que llevamos dentro.


Celebrando la vida


8 de mayo, 9:45h. De camino hacia una actividad que ni yo misma sabía definir. "Ama, zer da Biodanza? Zer egiten da?" (Ama, ¿Qué es Biodanza? ¿Qué se hace?)Mi respuesta: "Ez dakit, baina ondo pasako dugu..." (No sé, pero seguro que será divertido...)  Y lo cierto es que... ¡no me equivocaba! Aunque... ha sido mucho más que divertido.


Hacía mucho que no compartía un rato de música y baile con otras personas. En la situación de pandemia en la que nos encontramos, solo eso sería un motivo suficiente para decir que la de hoy ha sido una GRAN MAÑANA. Pero me he dejado sorprender y... me he llevado una GRANDÍSIMA SORPRESA. 

Miradas expectantes, rostros tímidos, alguna que otra risita que no se podía contener... todas a la espera de saber qué sucederá, qué será esto a lo que hemos venido... 

Y, poco a poco, las cálidas y acogedoras palabras de Susana van creando ambiente y calma, nos van envolviendo, nos van conectando unas con otras, nos invitan a buscar en lo más profundo, van generando energía de la buena... 

Palabras que precedían a la música que guiaría y acompañaría nuestra danza, nuestros movimientos, nuestras caricias, nuestras miradas. Música que haría brotar emociones, que permitiría viajar en el tiempo para revivir sensaciones, que nos devolvería a nuestras  raíces; a nuestra esencia, que haría que compartiéramos la riqueza que llevamos dentro con las demás, que nos desinhibiría y nos haría bailar en libertad, seguras de nosotras mismas, con confianza, en familia. 

Esto no ha sido simplemente un rato divertido de música y baile... ha sido algo mucho más mágico, mucho más entrañable, mucho más emocionante. Hoy he acogido la invitación a CELEBRAR LA VIDA... porque por momentos se me olvida que hay mucho que celebrar... sola y también en compañía (la de hoy, sin duda, fantástica).

Al terminar grandes sonrisas, agradecimiento infinito por el buen rato y el deseo de todas de poder volver a encontrarnos nuevamente... ¡Ojalá sea pronto! 

Gracias a cada una (especialmente a ti, Susana) por el regalo que hoy me habéis hecho.

Sonia Blanco